sábado, 17 de noviembre de 2007

OPERACIÓN SORTEO














Las operaciones nos da miedo a la mayoría de personas. Porque claro, tu estas dormido y no nunca sabes que están haciendo con tu cuerpo. Lo mismo cuando te abren empiezan a grabar videos de tu cuerpo y luego los cuelgan en youtube. O puede ocurrir que se equivoquen de operación. Que chungo debe ser eso, entrar a operarte de apendicitis y que acaben cortándote un huevo.
Es que imagínense que confunden nombres y tu te levantas y entonces justo en el momento que vas a mear, descubres que o se te ha encogido por el frío del hospital o como ocurre en algunas películas ahora estas en el cuerpo de una mujer. Pasarías a ser una especie de Amor de gh, pero al revés.

Aunque esto de que se confundan en la operación no es algo tan raro. En un hospital de Tanzania ocurrió, a un pobre hombre le operaron el cerebro en lugar de la rodilla. Por lo visto confundieron su ficha con la de otro paciente que tenia cáncer. Ya me veo al medico mientras operaba, enseñando al resto como se hace:

Medico: Pues una vez abierta la cabeza, nos disponemos a extraer el tumor. Uy parece que el tumor no existe o quizás es esa parte oscura que esta en el lado derecho. Seguro que si, así que solo queda extraer...

Enfermera: Doctorrr doctorrr que nos equivocamos de paciente. A este había que operarle la rodilla.

Medico: Bueno tranquilidad, le acabo de quitar algo de cerebro. Con un poco de suerte entre los recuerdos que eliminé, está el de la operación de rodilla ¡que esto es la seguridad social! ¡que más quiere!

Es que a uno se le quita las ganas de operarse. Yo tenia pensado alargarme el pene, que no es que lo tenga pequeño ¿eh? pero unos centímetros más nunca van mal. Pero ya me lo estoy pensando, no vaya ser que en lugar de poner me quiten y acabe siendo una especie de Boris Izaguirre.

Luego existen operaciones por capricho, como son las de estética. Gente que se pone pecho, se quita nariz, se pone labios... vamos que se tunean el cuerpo. Es como si tu llevas tu coche al mecánico, y lo tuneas, pues esto lo mismo. Además la gente que va a estos sitios a operarse lo pide como si estuviera en el mecánico:

Tuneador: Dígame, ¿que quiere exactamente que le pongamos?

Tuneada: Pues me va a meter un poco de culo para los bajos, quíteme algo de nariz para reducir el consumo de pañuelos y haber si consigue que llegue a 100 en los pechos.

Tuneador: ¿nada mas?

Tuneada: Por hoy no, es que sino no podré hacer la ITV la semana que viene.

Tuneador: Pero señorita la ITV es para los coches.

Tuneada: Disculpe es que me gusta poner siglas a todo, quería decir que no podré hacer el Intento de Tirarme al Vecino (ITV)

Aunque en el genero masculino hay una operación que no soportamos. Y no es otra que la de fimosis. ¿Porque en tantos años no se ha inventado algo para evitar esa operación? ¿Porque maltratar de esa forma a nuestro querido pene?, que al pobre lo mutilan como si fuera cualquier cosa. ¿No dicen las mujeres que tenemos el cerebro en el pito?, pues que se pongan en nuestro lugar que es como si a ellas le quitaran un trozo de sus cabezas. Aunque ahora entiendo porque mi vecina se estira tanto la piel, como su marido nunca se ha querido quitar el pellejo pues ha acabado odiando cualquier tipo de piel arrugada.

Yo no sé ustedes, pero yo a la hora de operarme me lo pensaré mucho. Quien sabe quizás mañana entremos en un quirófano y salgamos con 4 tetas y 7 brazos. Ya saben, es lo que tiene operarse, sabes como entras pero no como sales...

1 comentario:

Cris dijo...

eeeeeeee kieto parao!! ni un centimetro más ni un centimetro menos. que la liamos!!!